Podemos encontrar aceites esenciales en sitios muy diferentes, por ejemplo, bazar, herbolario, farmacia, supermercado, venta online.

Evidentemente la calidad de unos y otros es muy distinta. El etiquetado no nos da demasiadas pistas, lamentablemente, aunque en la etiqueta ponga 100% aceite esencial, puede venir mezclado con aceites vegetales, sintéticos y algún que otro producto tóxico. Este tema lo abordaremos en otro post. En la pirámide encontramos cuatro tipo de aceites esenciales:

Sintéticos: estos aceites se han sintetizado en un laboratorio, no contienen ningún componente orgánico, ni tampoco principios activos terapéuticos. Pueden contener productos dañinos para la salud. Sólo aportan olor.  Tienen una presencia más amplia en el mercado y el precio suele ser el mismo, tanto si se trata de una esencia de limón, como si es de rosa (éste aceite esencial es de los más caros del mercado). Sería el equivalente a una planta de plástico, no nos aporta energía en casa, ni purifica el ambiente. 

Fragancia: los siguientes en la pirámide son los equivalentes a un perfume. Pueden contener una pequeña parte de aceite esencial destilado, mezclado con productos sintéticos y aceite vegetal. Tampoco se pueden utilizar para uso terapéutico.

Orgánicos: pasan las pruebas de aceite estándar, pero no contienen ninguno o sólo unos pocos compuestos terapéuticos. Se centran en el crecimiento en un entorno natural, libre de tóxicos, pero no tienen en cuenta la exactitud de la fecha de cosecha, ni la destilación para maximizar la potencia terapéutica.

Aceite de grado terapéutico: son 100% aceite esencial, destilado para preservar la energía y la frecuencia viva de las plantas. Contienen el espectro completo de sus componentes y se pueden ingerir gracias a su pureza.  Young Living cumple con todas estos requisitos y sus controles en el laboratorio son los más amplios y exhaustivos del mercado.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *