El incienso es uno de los aceites esenciales indispensables que tendríamos que tener todos en nuestro botiquín. El aceite esencial de incienso (Boswellia carterii) tiene un aroma dulce, cálido y balsámico que estimula y eleva la mente. Es útil para visualizar, mejorar la conexión espiritual propia y centrarse, tiene propiedades reconfortantes que ayudan a centrar la mente y superar el estrés y la desesperación.

 

El incieso se extrae por destilación de la resina del árbol Boswellia carterii. Sus propiedades son diversas pero es especialmente conocido por regenerar nuestra piel y por regular la hormona de la felicidad, serotonina.

Lo podemos utilizar para:

– Piel: acné y espinillas, revitalizar y eliminar arrugas, cicatrizar heridas. Cierra los poros y revitaliza la piel seca.

– Cabello: cuida el cabello y su uso prolongado vuelve el pelo sedoso y brillante, adquiriendo un aspecto saludable. Estimula el crecimiento del cabello, frena la caída y elimina la caspa.

– Sistema digestivo: alivia la inflamación y el dolor, mejorando la digestión.

– Parto: prepara el perineo para el parto, conecta con las contracciones durante el trabajo de parto y mejora la depresión posterior al alumbramiento.

– Emociones: produce una sensación de serenidad y paz aliviando preocupaciones y apatía. Calma la ansiedad y alivia la depresión.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *